ROMPE TU SILENCIO, VIVIR DE OTRA FORMA ES POSIBLE


EDUCACIÓN SOBRE VIOLENCIA

El plan de violencia de género se incumple en justicia, seguridad y educación
CRUZ MORCILLO
MADRID.

«Sigo pensando que la ley (contra la violencia de género) es buena, pero no hacemos de eso un dogma y si hay alguna cuestión que se puede mejorar, por supuesto que lo vamos a mejorar». Son declaraciones de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega hace dos semanas en Níger. Allí, anunció que el Ejecutivo está a la espera de un informe que evalúa «los resultados de las actuaciones y el impacto» que ha tenido la norma en los tres años que lleva en vigor relacionando el análisis con el recién estrenado Ministerio de Igualdad.
La vicepresidenta no explicó que ese informe es un mandato de la propia ley que figura en la disposición adicional undécima, que fija los tres años como plazo y determina que lo tiene que elaborar el Gobierno en colaboración con las comunidades autónomas para enviarlo al Congreso. «La ley no está dando los resultados que desearíamos», reconoció De la Vega. Hasta ayer 29 mujeres habían sido asesinadas por su pareja o ex pareja desde enero (cinco de los casos están en investigación), según fuentes del CGPJ. El año pasado se produjeron 74 crímenes machistas, la cifra más alta desde que se cuenta con datos fiables. Los expertos desligan las muertes de la eficacia de la ley, pero los datos machacones siguen ahí.


La evaluación debería estar lista para julio, según las fuentes consultadas por ABC, pero es previsible que se retrase hasta septiembre. Y no es el único aplazamiento relacionado con esta norma. En diciembre de 2006 el Ejecutivo aprobó 20 medidas urgentes y el Plan Nacional de Sensibilización y Prevención de la Violencia de Género, un modelo alternativo a las agresiones basado en el «buen trato».
El plan fija seis ejes de acción para dos años y el primer balance se tendría que haber llevado a cabo en diciembre pasado, pero la primera reunión de expertos encargados de esa evaluación se produjo hace sólo dos semanas.Un somero repaso a los objetivos evidencia llamativos incumplimientos.
Seguridad. Una de las medidas de mayor calado era generalizar un sistema telemático para controlar a los agresores, los llamados brazaletes electrónicos. Hasta ahora sólo la Comunidad de Madrid los ha puesto en marcha en un programa en el que hay una treintena de maltratadores. Son las víctimas las que ven restringida su libertad de movimientos, debido a esta ausencia de control. Tampoco se ha desarrollado un programa informático que siga y vigile a los agresores en todo el territorio. Sí se ha puesto en marcha la «guía de buena práctica policial» en este tipo de violencia y se ha «protocolizado» la actuación de Policía y Guardia Civil a través del llamado Sistema de Seguimiento Integral de los casos de violencia de género (SSIVG), en el que también participa Instituciones Penitenciarias -cuando un maltratador sale de la cárcel, aunque sea de permiso se activa una alerta-.
Justicia. El plan avanzaba la creación de nuevos juzgados exclusivos de violencia de género con tendencia a «comarcalizarlos» donde fuera necesario. Desde la entrada en vigor de la ley en este punto (junio de 2005) se ha pasado de 17 sedes judiciales exclusivas a las 83 que ya funcionan. Para este año hay nueve juzgados comprometidos por el Gobierno, dado el imparable aumento de denuncias (casi 127.000 el pasado año), pero aún están más que en ciernes. Además existen otros 375 de los llamados mixtos o compatibles (entienden de violencia sobre la mujer pero también conocen el resto de asuntos penales y civiles), que son los que registran las mayores disfunciones. No se ha resuelto la llamada comarcalización -creación de juzgados exclusivos para algunos partidos judiciales o que puedan agrupar dos o más partidos-. Existe un informe favorable del CGPJ desde 2006 pero en el Congreso no ha salido adelante. La enmienda se retiró de la Ley de Igualdad.
Otro caballo de batalla sin resolver son los programas dirigidos a maltratadores. El Ejecutivo determinó que se aplicaran criterios únicos para la reeducación de agresores que no tienen que ingresar en prisión y que hubiera centros controlados por los servicios sociales de las prisiones. Los programas aún son claramente insuficientes, tal y como ha revelado el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.
Educación. Estas medidas eran claves para el Ejecutivo en su cruzada para «avanzar en el derecho de ciudadanía». Padres, profesores y alumnos recibirían formación en igualdad y resolución pacífica de conflictos y los libros de texto y materiales didácticos se revisarían para eliminar estereotipos sexistas. De momento, los libros permanecen y sólo en las comunidades que imparten Educación para la Ciudadanía se ha incluido la materia.
La ley quizá ya haya sido evaluada, cuando José Luis Rodríguez Zapatero, organice la Conferencia de Presidentes monográfica, pero la falta de medios persistirá.
Un curso de formación del CGPJ del año pasado concluye: «No existe en nuestra legislación un plan realmente universal que enfoque jurídico-penalmente la violencia de género». Uno de los directores del curso fue Miguel Lorente Acosta, recién nombrado Delegado del Gobierno contra la Violencia de Género.

La diferencia prohibida. Sexualidad, educación y violencia. La herencia de mayo del 68

La paternidad y el monstruo de Amstettem


El final de “El malestar de la cultura”, de Freud, resuena en nuestras conciencias al leer este libro: “A mi juicio, el destino de la especie humana será decidido por la circunstancia de si –y hasta qué punto- el desarrollo cultural logrará hacer frente a las perturbaciones de la vida colectiva emanadas del instinto de agresión y autodestrucción. En este sentido, la época actual quizás merezca nuestro particular interés.”

Tony Anatrella, psiquiatra social de filiación freudiana se toma en serio este augurio del fundador del psicoanálisis. Por eso despliega todo el aparato teórico de crítica cultural presente en el último Freud, y acomete, como ya lo hizo desde la sociología Marcuse, en su “Eros y civilización”, la titánica tarea de entender las consecuencias de ese asesinato simbólico del padre que se ha producido en la civilización occidental en los últimos siglos.

Las instantáneas del “monstruo de Amstetten” aparecidas en las últimas semanas en nuestros medios de comunicación parecen operar como síntesis imaginativa de lo que en el inconsciente colectivo está registrado como la “figura paterna”. El que incluso en la tribu ancestral era el guardián de las leyes inquebrantables, entre las cuales figuraba en un especial pedestal la prohibición del incesto, el “pater familias”, parece que hoy es el que no entiende el fundamento de éstas y las vulnera, regresando a comportamientos pervertidos, propios de otras etapas de evolución sexual.

El mayo del 68, del que este mes conmemoramos el cuadragésimo aniversario, no es más que una repetición de ese motivo recurrente que, cada cierto tiempo, resuena en el vientre revolucionario de la modernidad. El “no más maestros” o el “prohibido prohibir” son algunos de los sintéticos y escuetos “graffitis” que una masa adolescente nos dejó en herencia. El mensaje se trasmite generacionalmente y resuena contradictorio en los hijos. El mismo padre manda que se le desobedezca, instalando así a la generación posterior en una contradicción que pinta insuperable. Si obedezco, desobedezco. Si desobedezco, obedezco. La relación con la autoridad y el uso de la razón, inmediatamente, se hacen casi imposibles. Y eso se proyecta, pulsional y automáticamente, en diferentes ámbitos, como pueden ser la familia y la escuela.

El recorrido que hace aquí Anatrella es el resultado no sólo del estudio académico sino de la experiencia clínica de que le provee su consulta como psiquiatra. No es cuestión de desgranar aquí todas sus explicaciones, que en el libro encuentran una sorprendente ilación, pero intentaremos formular alguna de las hipótesis que presenta.

La que el describe es una sociedad narcisista, adolescéntrica, que provoca toda una serie de conductas y tendencias entre las cuales podemos registrar: la desaparición de los ideales colectivos de larga duración; la dificultad para aceptar la autoridad y la norma; la disgregación y la dificultad de relación con la pareja, con el entorno social y con la realidad; la reconfiguración de la “familias”; el intento de fuga a los paraísos artificiales de los psicotrópicos y del cyber-espacio; la aparición de conductas violentas contra uno mismo (drogadicción, depresión, suicidio,…) y contra el prójimo (terrorismo, violencia juvenil, transgresión,…); y, sobre todo –esto es lo que da título al libro- se proscribe la diferencia sexual, siendo ésta substituida por el rodillo de la indeferenciación democratizadora y unisex, instada constantemente, desde el poder, a elegir y construir “libremente” el propio “género”.

Se trata, pues, de un libro políticamente incorrecto, con una potente carga crítica con respecto a la cultura hoy dominante. Por esa razón merece la pena lanzarse a luchar con esa jerga freudiana que tantas veces resulta poco inmediata.

Acuerdan un Plan de prevención de la violencia y mayor educación sexual en San Salvador

Representantes de 18 países iberoamericanos acordaron hoy en San Salvador formular un plan conjunto de prevención de la violencia doméstica en parejas jóvenes y promover políticas educativas en materia de salud sexual y reproductiva al finalizar la II Conferencia de Género.

Las representantes de las oficinas gubernamentales de políticas femeninas o de igualdad, concluyeron hoy la II Conferencia Iberoamericana de Género, preparatoria para la XVIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará del 29 al 31 de octubre próximo en El Salvador.

La ministra de Igualdad de España, Bibiana Aído, dijo a Efe que entre los principales acuerdos tomados en la reunión, de dos días, destacan la promoción de ‘políticas públicas especialmente de carácter educativo en materia de salud sexual y reproductiva acorde a las necesidades e intereses de las personas jóvenes’, que está incluido en la Declaración Conjunta firmada por las funcionarias.

Aído dijo que en el documento también se plasmó la necesidad de proponer a la Cumbre presidencial la puesta en marcha de un Programa Iberoamericano que ayude a prevenir la violencia doméstica y ‘de género’ entre los jóvenes.

La funcionaria indicó que la formulación de la ‘propuesta’ definitiva del proyecto ha sido encomendada a la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ), misma que será apoyada por las entidades gubernamentales de la mujer de cada país.

El Plan, según dijo a la prensa la directora técnica del Instituto Nacional de la Mujer de Honduras, Leandra Pastora Bonilla, será adecuado a las ‘condiciones y necesidades’ de cada país, luego de que sea incorporado en el Programa de Acción de la Cumbre presidencial, dedicada al tema ‘Juventud y Desarrollo’.

En ese sentido, Aído afirmó que la campaña estará destinada directamente a los jóvenes ya que ‘tenemos’ que hacer conciencia ‘sobre la gravedad de un problema como es la violencia de género’.

A su juicio, la violencia entre parejas, en la que casi en su totalidad las mujeres son las víctimas, se debe ‘abordar desde el conjunto de la ciudadanía, más allá de los poderes públicos, más allá de los fiscales y de la justicia’.

‘Somos todos los ciudadanos y ciudadanas, la familia, los amigos y amigas de estas mujeres que están siendo maltratadas los que tenemos que implicarnos de una manera directa’, acotó.

Aído informó que ‘no tenemos aún la cantidad presupuestada’ para la implementación del Programa, pero ‘será sufragado por la Cooperación Española en cooperación con el resto de países’.

El documento firmado por las funcionarias incluye 18 acuerdos que tienen que ver principalmente con la voluntad política de combatir las desigualdades entre mujeres y hombres, así como la prevención de los embarazos no deseados y las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), entre ellas el VIH-sida

En uno de sus acuerdos, las funcionarias plasmaron su firme decisión de ‘apoyar’ acciones orientadas a fortalecer la participación, pero basada en ‘principios de igualdad y equidad de género’.

Otro de los puntos tratados, está referido al impulso de planes y programas ‘que consideren las necesidades y expectativas de las jóvenes que viven en condiciones de discriminación y vulnerabilidad por razones de raza o etnia, residencia rural-urbana, discapacidad migración o refugio’.

Además, se reafirmó la voluntad política de ‘fomentar’ la erradicación de estereotipos patriarcales a fin de ‘construir relaciones más justas, igualitarias y equitativas’ entre los jóvenes.

Aprendamos a compartir. Guía didáctica de educación no sexista.

Dirección: Marisa Calvet Mojón

* Directora del proyecto Accord. Oficina de Iniciativas Comunitarias. Ayuntamiento de Benicarló

La estructura de la guía es la siguiente: En primer lugar se incluye una pequeña evolución de cual ha sido el camino hasta la coeducación a través de fechas clave. En segundo lugar se ofrece un glosario con los términos que, siguiendo los estudios y experiencias llevadas a cabo en los últimos años, resultan fundamentales para enmarcar teóricamente diferentes aspectos que conforman la coeducación. A continuación, la parte más amplia de la guía, está compuesta por una serie de actividades de aula, fruto de las reflexiones y las propuestas de un grupo de docentes formadas en materia de género. Todas ellas pretenden introducir en el aula ejemplos que permitan visibilizar los estereotipos de género y el uso diferencial del tiempo de mujeres y hombres.

Finalmente, se incluye una selección de herramientas, libros y videos, para profundizar en diferentes temas: legislación educativa, el currículo oculto, la resolución de conflictos, la prevención de la violencia, el uso no-sexista del lenguaje, el aprendizaje de las tareas domésticas y de cuidado.

Violencia de género, educación y socialización: acciones y reacciones
Por Miguel Lorente Acosta

Podría parecer extraño, pero el problema social que representa la violencia de género ha venido marcado tanto por su invisibilidad como por su continua y constante presencia a lo largo de la historia, y esta situación antitética ha marcado, como veremos, la realidad de las mujeres en la sociedad.

No obstante, podría pensarse que una de estas circunstancias, la invisibilidad o la manifestación, debería llevar a la negación de la otra, pero en verdad ocurre lo contrario. Ambos elementos se necesitan y complementan para construir la estructura social y el significado que debe levantarse ante la violencia de género, de forma que, como arbotantes contrapuestos, ha podido mantenerse en pie a lo largo de la historia y soportar los envites más fuertes y los vientos de cambio más intensos.

Si el objetivo hubiera sido ocultar todo para mantener una imagen irreal de la desigualdad de las mujeres y sostener la inexistencia de la violencia,podríamos decir,ante los «inevitables» casos que hubieran trascendido ese mundo oculto, que se habría fracasado.

Por otra parte, si la violencia se hubiera manifestado en toda su dimensión y con todas sus consecuencias, la reacción social se habría producido de manera indefectible antes o después, con mayor o menor intensidad. De este modo, cualquiera de las posiciones monolíticas habría sin duda fracasado en su objetivo de mantener la desigualdad entre hombres y mujeres como parte de la estructura social (Lorente, 2001).

Por ello, la violencia de género siempre ha estado presente como realidad y como resultado, en todo momento se ha legislado contra las agresiones de los hombres a las mujeres, y en cualquier época se han producido casos que han recibido la respuesta implacable de las instituciones, pero, en lugar de ser interpretados como una manifestación de algo oculto o como signo de un problema más profundo, han sido presentados como resultados aislados de situaciones y circunstancias desviadas por anormales o patológicas, para que acabaran con su propia representación (Stark, 1979).

La sociedad patriarcal ha necesitado esos casos para demostrar que la violencia de género no existía como un problema social, para sostener que sólo había casos aislados y que la propia respuesta ante algunos de ellos demostraba su compromiso frente a la violencia. De ahí que nunca se haya negado como posibilidad, aunque sí se ha desnaturalizado en su manifestación (Lorente, 2004).

La violencia contra las mujeres ha estado presente de forma generalizada a lo largo de la historia. Es cierto que se ha presentado de distintas formas, unas veces de manera más subliminal, mediante el control social o la discriminación, otras de manera objetiva, dando lugar a agresiones y ataques, pero en ningún momento ha estado ausente. Para conocer el significado de una situación estructural como la apuntada, podríamos dar un largo rodeo que nos llevaría al punto de partida, a esa realidad violenta que tratamos de analizar. Para evitar ese prolongado recorrido y centrarnos en su significado, podemos tomar un atajo que a la vez estimule la reflexión. Para ello, lanzaremos al aire una pregunta: ¿Qué circunstancias deben existir para que una violencia nacida en el seno de relaciones caracterizadas por el afecto y el amor haya estado presenta a lo largo de los tiempos sin apenas una modificación significativa, hasta el punto de que hoy, en pleno siglo XXI, nos estamos preguntando sobre el origen de la misma, y andamos buscando soluciones? (Lorente, 1998).


1 comentario so far
Deja un comentario

Por qué en la carrera de Educación social no tratamos estos temas desde una perspectiva natural y humana??
Creo que nos deberían guiar empezando por reeducar nuestro lenguaje, y nuestros comportamientos, enseñarnos como hacer guías didacticas de coeducación…

lo pedimos??

un abrazo sahuqui!!

Comentario por clamoli




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: